Porcel muere, lo dice el periódico, por Arcadi Espada

En la entrevista que Porcel le hizo a Mercè Rodoreda para Serra d’Or, y publicada luego en castellano, en el volumen Los catalanes de hoy, la escritora decía lo siguiente: «En Cataluña la novela disimula y no significa. Maticemos algo: disimula poco y significa poco.» No creo que sea rebatible.
No he leído las novelas de Porcel: empecé dos y las dejé al poco. Por el contrario, «Les Illes encantades», una especie de autorretrato paisajístico, me pareció un libro muy interesante. Durante los años, tal vez demasiado largos, en que me interesaron los asuntos del país y leí La Vanguardia ninguna mañana dejé de encararme con la columna de Porcel.

Nunca disimulaba; y a veces significaba. La columna no era un alarde de escritura; sospecho que muchas veces se limitaba a dictarlas, a dar las ideas de sus cuatro párrafos fundamentales y alguien de su confianza la ordenaba con una sintaxis rudimentaria. A pesar de todo, las ideas estaban allí, casi violentas. Pocas veces eran mis ideas, pero yo no dejaba de leerlas. La primera obligación de un escritor es hacerse leer, le había dicho una y otra vez Josep Pla, con ahínco. Porcel mantuvo durante veinte años su columna diaria hasta que el otro día decidió dejarla, cansado por la enfermedad.

En esas columnas está descrita, con una rara viveza polémica, la construcción del régimen nacionalista. En términos incluso metafóricos puede decirse que Porcel cobró de ese régimen. De acuerdo. Pero nunca les comió la polla, y que perdone dios. El fue un funcionario patriótico porque así lo creyó necesario y siempre le parecieron natural (y compatibles) dos cosas: cobrar por su trabajo y ejercer de escritor, es decir, manifestarse con voz propia. Porcel no se entretuvo en gadgets ni en menudencias literarias: quería significar. Fue un escritor obsesionado por el poder; obsesionado de una manera clásica, casi shakespeariana. Fue su gran tema. Fatalmente manqué. La debilidad de su lengua y de su patria le atormentaron. Tanto como el no poder escapar de ellas. Porcel fue un vibrante fracaso.

Buenos días.

El Mundo por dentro, por Arcadi Espada

Esta entrada fue publicada en baleares, elefantes, libros, literatura, sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Porcel muere, lo dice el periódico, por Arcadi Espada

  1. Anonymous dijo:

    Fue un vibrante fracaso y escribía como el culo.
    Pero como trepador fue insuperable. N hay ni un solo nacionalista bueno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.