El Barsa, vendido al oro islámico de Qatar – Se acabaron los toros en Barcelona

 Por si fuera poco el vomitivo nacionalismo que impregna el universo de Can Barsa, ahora se han rendido al oro islámico del emirato de Qatar. Pobre Catalonia. Farewell to Barsa! Adeu, chavales.

***

Me ha gustado esta frase: “El Barsa es más que un club: es un emirato” (Miguel Serrano)

¿Qué van a convertir en la plaza de Toros Monumental de Barcelona?
Evidentemente en una colosal mezquita, la segunda más grande toda Europa. Lo oigo y no sé si creerlo.

***

Si será gorda la historia que incluso Pilar Rahola, la pubilla chillona de Tele5, ha metido sus narices en el asunto y en La Vanguardia la han censurado. Ha criticado a Guardiola, sor Guardiola, y le han aconsejado moderación… es decir, se lo han retirado.

***

El editorial de Libertad Digital es tristemente acertado en estos momentos en que los toros pasan a estar prohibidos en Barcelona.

Rejón de muerte a… Cataluña

Si el Tribunal Constitucional o el próximo Gobierno –declaración de Bien de Interés Cultural mediante– no lo remedian, la corrida que se ha celebrado esta tarde en la Monumental de Barcelona habrá sido la última fiesta de la Fiesta Nacional en Cataluña, para regocijo de los odiadores de España, que al aprobar la prohibición sin vergüenza esgrimieron el bienestar del toro: meses después blindarían los correbous, en que al mismo animal se le puede prender fuego, tironear con sogas o arrojar al mar… Porque de lo que se trataba era de España, de darle el enésimo puyazo en el terreno simbólico.
Este domingo, en la Monumental han tocado a difuntos por una tradición catalana que se remonta, cuando menos, seis siglos –hay documentado un correbous en Cardona en el año 1409–; es decir, que en el Principado iban a los toros trescientos años antes de que Rafael Casanova vivara a España en aquel 11 de septiembre (1714) que el establishment catalán conmemora como si de una insurrección independentista se hubiera tratado, y medio milenio antes de que la plaga nacionalista empezara a asolar aquellas tierras.
Con la proscripción de la Fiesta –que no sería la misma sin toreros como Mario Cabré o Joaquín Bernadó, condecorado en 1988 con la Medalla de Oro de Barcelona, ahora oficialmente Ciudad Antitaurina; y sin las pañoladas con las que el respetable pide las orejas, la primera de las cuales tuvo lugar en el coso barcelonés de Las Arenas–, el nacionalismo ha vuelto a demostrar que lo suyo no es el fomento de lo catalán, la preservación de lo tradicional, el amor a Cataluña. Nada más lejos de la realidad: su permanente manipulación de la historia, su fobia al español –lengua materna de más de la mitad de los catalanes–, su obsesión por separar a los catalanes del resto de sus compatriotas revelan que Cataluña no les gusta, que Cataluña les irrita, que Cataluña necesita mordazas, decretos y golpes de hoz –como pide su manipulado himno oficial– para ser como debiera.
“El catalanismo ha castrado a Cataluña”, dijo el padre Orlandis el siglo pasado. Hoy, desde la Monumental de Barcelona, y entre gritos de “¡Libertad! ¡Libertad!” de tantos catalanes humillados y ofendidos por sus representantes, podemos asegurar que el nacionalismo la está matando.

Editorial Libertad Digital

***

Esta entrada fue publicada en catalonia, deportes, hispania, islamismo, libertad de expresión, prensa, toros y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Barsa, vendido al oro islámico de Qatar – Se acabaron los toros en Barcelona

  1. Anonymous dijo:

    Ya hace muchos años que Catalonia es la puerta de entrada del islamismo ma´s radical.

    Me gusta

  2. Anonymous dijo:

    Ahora rumorean que van a trasladar la MOnumental a Santa Coloma (Andorra).

    Me gusta

  3. Anonymous dijo:

    ¿En Andorra? Sólo faltaba etso, un país catalán y antiespañol a más no poder.

    Me gusta

  4. Anonymous dijo:

    No habrá corridas de toros en Cataluña, salvo que el nuevo Congreso o el Tribunal Constitucional (TC) modifiquen la legislación actual, pero los empresarios taurinos ya piensan en un lugar cercano a la Comunidad para que los aficionados catalanes no dejen de ver a sus toreros predilectos. Si hace unos años se cruzaba la frontera hispanofrancesa para acudir a ver películas prohibidas por el franquismo, en breve se podría acabar yendo a Andorra para ver corridas de toros, prohibidas por el Parlamento autonómico.

    Me gusta

  5. Anonymous dijo:

    ¿Y por qué a Andorra? Anda que no tienen Castellón, Teruel y el sur de Francia…. Andorra todavía son peores que los catalanes más radicales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.