El servilismo del PP y el maltrato del PSOE

HERMANN TERTSCH
CASI se lo tienen merecido. Que tres semanas después de la investidura les pidan explicaciones precisamente los culpables del desastre. No les han dado cien días, ni quince. Y por supuesto quienes más gritan son aquellos que deberían estar callados, no cien días, ni mil, sino toda una vida. Porque escuchar a Alonso o Rubalcaba el más tímido reproche a los encargados de gestionar la escombrera por ellos producida resulta un perfecto sarcasmo. Y demuestra hasta qué punto es inútil para una renovación real del Partido Socialista toda la verbena navajera que tienen montada sus líderes ante el congreso del mes que viene. Mientras no surjan nuevas caras, todo lo que digan está condenado a sonar a coña marinera. Pero lo cierto es que gran parte de la culpa la tienen los nuevos. Está claro que tenemos un Gobierno repleto de gentes muy competentes, todos excelentes estudiantes, una mayoría con oposiciones aprobadas, chicas y chicos de provecho toda la vida, orgullo de sus padres y suegros. Estos son de los que siempre iban a clase y si se corrían una juerga, era aventura tan insólita que servía de materia de conversación para todo el año. Un alivio, dirán muchos españoles, después de los alardes de rufianismo con que se han despachado los antecesores durante casi una década. La cortesía es sin duda un gran don de padres y buenos colegios y una virtud para la vida en armonía. Pero en entornos más rudos y no propicios a la reciprocidad, el abuso de la cortesía pasa a ser seriamente disfuncional. Lleva a serios malentendidos. El exceso de cortesía hacia unos puede rápidamente convertirse en afrenta hacia otros.
Crujían ya los encendidos elogios que Pio García Escudero hizo a Zapatero el día de su despedida. Se dijo que no tenía importancia, que al muy noble don Pío se le había ido la mano. Después comenzaron a proliferar las informaciones sobre el fluido, amistoso, cariñoso y hasta íntimo trato que habían logrado establecer Rajoy y Zapatero. Todo un minueto de cortesías. Sonaba a confraternización chocante entre el responsable de mil tropelías y el encargado por los españoles de acabar con ellas y subsanarlas en la medida de lo posible. Siguieron las letanías sobre la transferencia «ejemplar» de poderes. Nos daban a entender que quienes agredieron a media España, mintieron sin cesar y abusaron hasta el último día se habían convertido en muy probos y responsables estadistas que diligentes mostraban a sus sucesores todos los rincones de la maltrecha administración que dejaban. Después llegó la toma de posesión de los ministros. Y los nuevos se deshicieron en elogios a sus antecesores. Con falta de respeto a la opinión de los españoles. Porque si estos pensaran igual, el relevo no se habría producido. A Rubalcaba se le calificó de ejemplar. Sí, al del Faisán y lo demás. Trinidad Jiménez, que completó la conversión del Asuntos Exteriores en guarida sectaria y generosa financiera de amiguetes por el mundo, fue encumbrada en su despedida. A Gonzalez Sinde, que insultó a los contribuyentes con su gira mundial de lujo a lo Zsa Zsa Gabor, también mimitos. Todos educadísimos. Puente de plata, decían algunos. Bueno, ahí lo tienen. Ahora los educadísimos sucesores se dicen sorprendidos por el «marrón» que se han encontrado. Nos podían haber preguntado al resto de los españoles. Y el viernes, el broche. Cuando, ante la inmensidad del desastre, tienen que imponer a los españoles unos impuestos no anunciados, no se dan cuenta nuestros educadísimos gobernantes que quizá no era el día para condecorar a los culpables del naufragio. Una cortesía muy poco cortés. Hacia los votantes.
***
Esta entrada fue publicada en partido popular, rajoy, socialismo cañí y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El servilismo del PP y el maltrato del PSOE

  1. Anonymous dijo:

    Todo esto huele muy raro, ya no hablamos de cortesía, aquí estamos hablando ya de complicidad…
    Qué diablos pasó el 11-M???????

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.