La derrota de la Madrastra, por Pedro J. Ramírez

ilustra-podemos

(…)

¿Cuánto vale la palabra de Rajoy sobre los SMS de Bárcenas, la evolución del paro, la descomunal subida de impuestos, la excarcelación del infame Bolinaga o la independencia de la Justicia? Cuatro millones de votos en un país de 45 millones de habitantes. ¿Cuánto la de Rubalcaba sobre el chivatazo del Faisán, los ERE de Andalucía o la mangancia de los sindicatos? Todavía menos.

Con ese raquítico respaldo no se puede ni gobernar ni ejercer de alternativa. O sí se puede pero no se debe, pues he ahí el camino hacia la «putrefacción del sistema» que decía Clarín. «Mene, tekel, efarsin». Si no se interviene a tiempo, cambiando las personas, cambiando las políticas, ese templo será demolido. Una vez más la única alternativa a la revolución es la reforma pero en el palacio no quieren enterarse y el hombre del traje de cascabeles llama frikis a los que ya abrochan las escalas a sus almenas mientras restriega, retozón, la demoscópica joroba contra las barbas del duque de Mantua. El soponcio espera, claro, junto a la cruda realidad, a la vuelta de la esquina.

Con un PP petrificado como los centauros carpetovetónicos de Mingote -mitad hombres, mitad búnkeres- y un PSOE perdido en el laberinto que el minotauro finge querer abandonar, una sola cosa doy por hecho: que el Consejo de la Competitividad no volverá a posar en La Zarzuela y la Moncloa con estética y ademanes de Gobierno de facto. A no ser, claro está, que quiera continuar nutriendo el auge de Podemos y algo tan letal para el modelo de sociedad que dice defender, como su potencial confluencia con Izquierda Unida de cara a un muy verosímil sorpassodel PSOE.

Aún más que la derecha marrullera y la izquierda asilvestrada, la gran derrotada del pasado domingo ha sido la Madrastra. Es decir esa restringida oligarquía empresarial y financiera que, reproduciendo corregida y aumentada la pretensión tutelar de la banca que tanto irritaba a Adolfo Suárez, ha terminado erigiéndose ante los ojos de los españoles como la usurpadora de todos los poderes y contrapoderes de la Nación.

No quiero negarle un ápice de mérito al tan hábil como demagogo Pablo Iglesias, pero hay que reconocer que esa foto, esas obscenas reuniones públicas, reiteradas con el Rey y los dos últimos jefes de Gobierno, en las que un autodesignado club de plutócratas ha reemplazado como interlocutor a una CEOE cuarteada por los escándalos de sus dirigentes, pero a fin de cuentas representativa, se lo ha puesto bastante a huevo.

…la Corona y a la gran empresa, sólo con dosis de transparencia podrá prevalecer nuestro modelo de convivencia

En España la suplantación de la democracia no ya por una partitocracia depredadora del interés público sino por una «cupulocracia» de reminiscencias feudales en la que los ciudadanos son rebajados a la categoría no ya de súbditos sino de vasallos, ha llegado a tal extremo que los amos del cotarro ni siquiera disimulan su hegemonía omnicomprensiva.

En ese posado monclovita del 7 de mayo hay personas honorables pero el cártel, con o sin acento, compendia demasiados males : la endogamia política en la que sólo medran los mediocres sin escrúpulos, la puerta giratoria que garantiza su jubilación dorada, la financiación ilegal de los partidos, el menoscabo de las juntas generales de accionistas, los congresos previamente amañados con avales, la orgía y rescate de las cajas de ahorro, la regulación ventajista de los mercados de las telecos, la banca y la energía, el duopolio televisivo, el reparto del dividendo digital, las destituciones de directores de periódicos, la balbuceante estrategia para mantener la unidad de España, la designación de los jueces en los altos tribunales, la doctrina de la prescripción, los indultos a políticos y banqueros, el poder deportivo, cultural y hasta filantrópico…

A este Pablo Iglesias del siglo XXI que ha sustituido la gorra de menestral por la coleta y el retrato de Marx por el de Hugo Chávez -manda eggs…- sólo le basta mostrar esa foto para que resulte creíble cuando dice que «estamos gobernados por los mayordomos de los ricos» y parezca cargado de razón cuando pide que diputados y ministros no sean sino «carteros de los ciudadanos».

Qué lamentable y desalentador resulta Rajoy cuando se agazapa, el muy tecnócrata, tras la leve mejoría de los datos macro. Como si las personas sólo fuéramos estómagos agradecidos sin ilusiones, pasiones ni ideales. Como si la única «vuelta» que fuera capaz de «darle» a su estrategia política consistiera en espaldear a su Gobierno, más que churruscado torrefacto, sobre la indolente parrilla de la mayoría absoluta. Como si estuviera preparando ya la campaña del «o yo o el caos», después de sacrificar en las autonómicas y municipales a cuantos barones y alcaldes sea menester para llegar a las generales -las únicas que le importan- al borde mismo del precipicio.

A ver si nos enteramos. La restitución de los derechos de participación política de los españoles -reforma electoral ya, democracia interna ahora- y la independencia judicial son el alfa y omega de la regeneración democrática, además de las señas de identidad a las que lleva un cuarto de siglo aferrado este periódico. Últimamente las cosas no han hecho sino empeorar. El conglomerado político-financiero-mediático que nos rige ha ido suministrándonos la manzana de la sumisión dosis tras dosis y el veneno ha producido el efecto letárgico que pretendía.

Pero ninguna sociedad queda condenada al sueño eterno. La duda por dilucidar es si el príncipe que besará y resucitará a la doncella será centrista, reformista y liberal, como yo deseo una vez más, o extremista, revolucionario y colectivista, como los oligarcas que nos rigen estimulan por vía pendular. Sólo si se recuperan espacios para la crítica, el pluralismo y la libertad, sólo si se eleva el listón de la exigencia a la política, a la Corona y a la propia gran empresa, sólo mediante una inyección de transparencia y autenticidad podrá prevalecer nuestro modelo de convivencia. Y la Madrastra ya sabe lo que aparece en el espejo.

Lea el artículo completo en El Mundo

Esta entrada fue publicada en blogoteca y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.