Vientos salutíferos, por Hermann Tertsch, ABC

La nación tocó a rebato y pasan cosas que nunca habían pasado

Escribe: Hermann Tertsch

La irrupción de un nuevo partido en el escenario político no ha sido celebrada por el periodismo como en su día lo fue la llegada de Podemos. La inmensa mayoría de los medios celebró alborozada hace cuatro años el triunfo europeo y después municipal y regional de un partido ultraizquierdista. ¡Qué contentos estaban los periodistas con esos jóvenes que iban a refrescar la política! Ahora, en cambio, están las televisiones repletas de cacatúas en diferente grado de  histerismo que anuncian la llegada de las Panzerdivisionen a acabar con la democracia y resucitar a Franco. Pero cada vez se les cree menos. Los medios dan a conocer a sus audiencias unos objetivos de Vox que -¡Vaya por Dios!-, son lo que muchos desean hace tiempo. Y no se atrevían a decirlo. Es un fenómeno de todo Occidente. La sociedad da la espalda a unas élites mediáticas que no informan, sino predican, agitan y regañan para mayor gloria de sus círculos privilegiados y sus proyectos ideológicos, con desprecio a los intereses reales de la gente común.

Los beneficiarios de esa hegemonía cultural izquierdista -partidos, medios y las colosales redes de chiringuitos- están alarmando y pretenden que el nuevo partido es una amenaza para las libertades y la Constitución. No veían problemas en Podemos, ultraizquierdista simpatizante de ETA, con líderes pagados por dictadores y amigos de narcotraficantes terroristas de las FARC y Cuba. Decidido a acabar con España. Pero se dicen aterrados por un partido dirigido por dos exmiembros del PP, víctimas de ETA, con un programa que comienza con la defensa de España, su Rey y su Constitución. Lo que está amenazado, más que nunca y para entusiasmo de millones, es la supremacía de ese chiringuito supremo que es el consenso bajo la estricta observancia de las reglas ideológicas de la izquierda, que el centro y la derecha en España habían acatado con docilidad desde 2004.

Si ridículos son los gritos de estas casandras televisivas, más lo son esas voces que dicen que no pasa nada y que el nuevo partido puede ser ignorado porque no logra ni logrará nada. El nuevo partido no es sino una forma más de expresión de la reacción de autodefensa de la nación española. Que tan bien encauzó y representó el discurso del Rey en 2017. Tan cuestionada, maltratada, despreciada y saqueada, la nación ha dicho basta y toca a rebato. Y de repente pasan cosas que nunca habían pasado. En Sevilla el PSOE pierde el poder. Pablo Casado salva al PP de una catástrofe segura. Y aunque aun rodeado de culpables del naufragio, nombra a gente dispuesta a defender el español en Galicia como en Cataluña. Y a combatir leyes ideológicas del colectivismo neomarxista inaceptables. El partido Ciudadanos está en un dilema en el que se juega su existencia. No podrá quedar en medio entre quienes defienden la nación y quienes la atacan. Podemos salta en pedazos. Pablo Echenique pone en su perfil de Twitter la bandera nacional, la que da asco a Pablo Iglesias. Íñigo Errejón habla de su amor a España como si fuera Ramiro de Maeztu. Y en Extremadura, el parlamento regional con el voto socialista exige al Gobierno de Pedro Sánchez, ese máximo exponente del embuste, que aplique en 155 en Cataluña e imponga la ley en defensa de la unidad de España.

Van a pasar muchas más cosas una vez desatados estos vientos salutíferos. Y no será un partido el protagonista, sino todos aquellos que participen en esta genuina reacción nacional de reconquista de la verdad y el sentido común frente a la permanente farsa ideológica liberticida, amordazante y empobrecedora.

Hermann Tertsch en ABC, 18, enero, 2019

Esta entrada fue publicada en impuestos, podemos, socialismo cañí, vox y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vientos salutíferos, por Hermann Tertsch, ABC

  1. Juan Montañés dijo:

    Reblogueó esto en El Heraldo Montañés.

    Me gusta

  2. Pues sí, VOX está haciendo pupa tanto a izquierda como a derecha, porque en el fondo todos estaban chupando del mismo bote: las mentiras subvencionadas a cuenta de nuestros bolsillos.

    Y el 99% de los periodistas son ladillas analfabetas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.