Refugiados a la fuga: cuando la desesperación busca una salida

Cuando la desesperación entra súbitamente en nuestras vidas no reparamos en barreras: No se trata de libios ni sirios, no son subsaharianos ni paquistaníes.

El 7 de agosto de 1991, en el puerto albanés de Durazzo, hubo una descarga ordinaria de azúcar cubana del barco “Vlora” . De repente, una multitud de personas se acercaron a él, que en un instante se convirtió en una avalancha de 20.000 desesperados que obligaron al capitán a a dirigirse a Italia.

En Brindisi se negaron a recibirles. Pero no quisieron ir a Bari. El barco estaba averiado, sin víveres y sin agua. Se les condujo a duras penas al estadio vecino para identificarles y devolverles a Albania.

Cuando se enteraron empezaron los disturbios. Las autoridades prometieron llevarles a Roma en avión, cuando en realidad fueron devueltos a Tirana. Al menos 3.000 lograron escabullirse,

Estos eran los refugiados del comunismo soviético

 

***

Esta entrada fue publicada en comunismo, demografía, mediterráneo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.